¿Una salida? – Segunda parte

Para ir a la primera parte, clica aquí

Abro los ojos nerviosa, sin saber cuanto rato ha pasado desde la última vez que me dormí, recupero el aliento poco a poco y me pongo en pie para poder saber a ciencia cierta dónde me encuentro. Ya relajada me preparo para dejar mi vida atrás y comenzar otra totalmente diferente, desde el último sueño me encuentro cada vez más inquieta, parecía tan real, que …

Subo al taxi que me espera en la puerta y me dirijo al puerto , necesito coger ese barco como sea, es mi primera prioridad para llevar a cabo mi plan y mantenerme a salvo de aquellas vomitivas criaturas del mal, así que parto de immediato; el billete lo tengo guardado en el bolsillo de mi chaqueta, mi pasaporte, en el bolsillo derecho, los libros y toda la información necesaria para seguir adelante con mi estudio de campo, en la maleta de mano, siempre conmigo. En el taxi, miro sin parar por el retrovisor y el conductor, oliéndose algo, no para de preguntarme e intentar sonsacarme información, puede que sea pariente lejano de esas criaturas … no confío en nada ni en nadie, sólo en mis posibilidades y reconozco que son absolutamente pésimas en estos momentos, por esta razón huyo del mundo conocido y me introduzco en el mundo de lo desconocido e incierto, según algunos. En teoría, los profundos suelen desaparecer durante el día, así que he intentado por todos los medios salir a una hora temprana para ellos, creo que los he despistado, pero siempre quedan sus lacayos que pueden caminar tanto por la noche como por el día, aunque mi disfraz pasa desapercibido para cualquiera.

Al llegar al barco, pago corriendo al conductor y subo las escaleras para poder encarcelarme en mi camarote y no salir hasta el final de la travesía. No ha habido ningún problema con la documentación falsa y el billete, así que me dirijo corriendo a mi camarote sin más dilación, durante la búsqueda me intento fijar sobretodo en los demás pasajeros para saber si se han mezclado con los humanos y me persiguen… la idea me aterra, puesto que en medio del océano no tendré más escapatoria que el suicidio, mi corazón se acelera cada vez más al imaginarme tal situación, la respiración aumenta de intensidad y la carne se me empieza a poner de gallina, ¿por qué seré tan cobarde? he preferido mantenerme al márgen tanto como he podido y ni aún así, he conseguido nada excepto alargar mi existencia en este mundo. La verdad es que el barco es enorme, me rodean centenares de compañeros que desconozco su origen e intenciones, en cualquier momento alguno inconscientemente puede percibir la llamada del Gran Chtulhu e intentar darme caza como si de un animal se tratara, la verdad es que a duras penas he podido llegar al camarote, la  tortura psicológica que me ha estado atemorizando durante el camino no me ha ayudado mucho a tranquilizarme sinó todo lo contrario, ahora siento más pánico y aún más debido al largo camino que me espera dentro de este transporte sin escapatoria, me siento dentro de una ratonera, sin saber qué hacer o cómo actuar. De repente, una alarma me aleja de esa idea y me devuelve al barco, ¿qué será? … el pánico vuelve a invadir mi cuerpo…

<Basada en el mundo de H.P.Lovercraft>

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s