Locura de dos

Amarga soledad,

cuan hermosa eres,

muy a mi pesar.

Tú y yo, juntas,

tú y yo unidas,

como sombra y persona.

Condena que navega etérea sobre mi cabeza,

tú, mi sombra, que desde la oscuridad me maneja,

como de un titiritero se tratara,

¿por qué no usurpas mi puesto y me abandonas a mi merced?

Da igual: sol, agua, viento …

tú has sido y siempre serás mi única y eterna compañía.

Mis palabras te rebotan, así como mis temores y mi locura,

todo vuelve a mí,

convirtiéndose en dardos envenenados.

Encerrada en mi propio yo, sin poder salir,

sin recibir ayuda de nadie,

sólo la atormentada risa de mi soledad.

Un tiempo, compañera de viajes;

ahora, mi inanimada irrealidad.

Miro los restos de mi vida,

y comprendo las palabras que se articulaban en bocas sabias:

-“Huye, huye de tu yo disfrazado de sombra porque sino, un día te atrapará y no te dejará escapar”.

Grita, llora o patalea

pero nadie te salvará,

ya es muy tarde par mí,

¿y para ti?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s